Una espiral del silencio observable, las respuestas en las encuestas

Tal y como explicó Elisabeth Noelle-Neumann en su teoría sobre “la espiral del silencio”, algunas decisiones se ven orientadas según la capacidad y libertad que tenga el individuo de exponer sus ideas en público y, también, la forma en la que el mismo individuo es manipulado por quienes le rodean. Algunos individuos por falta de carisma, por ejemplo, deciden guardar silencio ante el echo de ser rechazados en un grupo por tener una opinión diferente.

La idea del “efecto del carro ganador” consiste en la tendencia de los ciudadanos a exponer similitudes ideológicas con el partido que las encuestas, por ejemplo, anuncian como ganador; se centra en el sentimiento de sentir que se forma parte de un grupo es, en definitiva, el rechazo al aislamiento. Por ello, cuando por ejemplo, tras conocer el resultado de unas elecciones, se pregunta a quién ha destinado el voto, la mayor parte de los ciudadanos contestarán que votaron al partido que ha ganado las elecciones aunque no haya sido honesto en la respuesta.

En el estudio sobre política realizado por CADPEA, Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía, en enero de este mismo año a los ciudadanos mayores de 18 años residentes en Andalucía; se exponen los siguientes datos. La intención de voto en las elecciones autonómicas destinada al PSOE será del 23,1%, el Partido Popular sería el segundo partido con más intención de votos (14,7%), y el partido liderado por Pablo Iglesias, a nivel nacional, quedaría en la tercera posición con un 13,6% de votos; prácticamente doblando la intención de voto de su inmediato competidor, IU (izquierda Unida).

Sin embargo, es destacable que el 20,2% de la población asegura que no sabe a qué partido destinará su derecho a voto. Tras la realización de lo comúnmente denominado como cocina en el ámbito de las encuestas, el PSOE continuaría liderando la Comunidad Autónoma (35,2%), mientras que el PP aumentaría sus votos al 29,1%.

He ahí una la señal de la “espiral del silencio”, aunque la mayor parte de los andaluces destinarían su voto al Partido Socialista Obrero Español, el Partido Popular le pisará los talones aunque en la intención directa de voto no se reconozca.

Las encuestas pueden influir en las decisiones que los ciudadanos tomen, pero será el entorno del individuo y la opinión pública general, quienes influirán mucho más a la hora de expresar su opinión ideológica de forma clara. La utilización partidista por de encuestas más que cuestionables en su realización no hace más que echar tierra sobre un sistema de medición de tendencias que en nuestro país no dejan más que evidenciar el fracaso en los sistemas de realización al no acercarse a los resultados reales que se obtienen tras la votación.

 

Maria MB