El Plan de Igualdad del Ayuntamiento confirma que existe igualdad de género en la plantilla municipal

El I Plan de Igualdad puesto en marcha por el Consistorio en 2012 ha concluido que existe igualdad de género dentro de la plantilla municipal. La concejala de Personal, Pilar Fernández- Fígares, ha explicado que este plan nació con el objetivo de establecer y desarrollar políticas que integren la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres y como principio estratégico de la política corporativa y de recursos humanos del Ayuntamiento. 

En este sentido, la edil ha señalado que la evolución de los resultados de este plan indican que no existen diferencias o desigualdades por razón de género en la plantilla municipal. Fernández- Fígares ha destacado la paridad de la plantilla municipal en la que el número de hombres y mujeres es prácticamente similar. Además, para las nuevas contrataciones realizadas en los diferentes planes de empleo también se tiene en cuenta la paridad por parte de los tribunales de selección de personal.

Otro de los aspectos a destacar dentro de este Plan de Igualdad es la cuestión de la brecha salarial. En este punto, el Ayuntamiento vuelve a obtener buenos resultados al no presentar diferencias de salarios entre hombres y mujeres.

En relación a la conciliación laboral, Fernández-Fígares ha señalado que el Ayuntamiento ha puesto en marcha varias medidas para favorecer el desempeño de las funciones laborales con la vida familiar. En este sentido, la edil ha señalado que dentro de estas medidas está el pagar un 80% de su sueldo a los empleados que reduzcan su jornada en un 75%, mientras que los que reducen su jornada un 50% reciben el 60% de su salario. Además, las personas que reducen sus horarios para conciliar su vida familiar tienen la posibilidad de elegir turno de horarios. 

Por otro lado, se facilita la acumulación de los permisos de lactancia de acuerdo a las preferencias de cada trabajador que lo solicite. El Consistorio también ofrece flexibilidad horaria de media hora en la entrada y la salida del personal técnico y administrativo, pudiendo compensar el tiempo de retraso de entrada con el retraso en la salida hasta un máximo de 30 minutos. De esta manera los empleados tienen más facilidades para adaptar sus horarios laborales con sus obligaciones familiares.