El Ayuntamiento inicia la auditoría energética de los edificios municipales para conseguir una mayor eficiencia y ahorro económico

La concejala del área de Gestión de Recursos, Pilar Fernández-Fígares, ha anunciado que el Ayuntamiento de Estepona ha iniciado una auditoría energética de los edificios y dependencias municipales con el objetivo de adoptar medidas técnicas que posibiliten un ahorro económico y una mayor eficiencia de los recursos energéticos. La edil ha comentado que el estudio, que comenzó la pasada semana y que concluirá el próximo mes de julio, incluirá a más de 80 inmuebles, entre los que se encuentran las guarderías y colegios de primaria del municipio, las instalaciones deportivas, las dependencias de las distintas delegaciones municipales y el edificio Puertosol.

 

La auditoría, que está siendo realizada por la concesionaria UTE Ortiz-SICE, recopilará toda la información relativa a la iluminación, la climatización y las instalaciones consumidoras de energía (motores, bombeo). Además, también se estudiará con detalle los sistemas de generación de aire y agua caliente, y los datos de ocupación y de consumo de los diferentes edificios. Fernández-Fígares ha señalado que una vez analizada la situación actual se harán propuestas donde aparecerán reflejadas tanto el ahorro energético como el económico, la reducción que supondría en cuanto a emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y la inversión necesaria para llevar a cabo la mejora.

 

 

En cuanto a las posibles medidas que se podrían plantear, la responsable municipal ha indicado que se incluirían mejorar los sistemas de cerramiento y aislamiento de los inmuebles, el cambio de lámparas y luminarias por tecnologías más eficientes o sistemas de climatización más modernos. En ese sentido, ha apuntado que las administraciones deben apostar por el uso de las energías renovables en las instalaciones públicas, y por una mayor regulación de los equipos eléctricos “para evitar el gasto innecesario”.

 

La concejala de Gestión de Recursos ha recordado que el Consistorio también está ultimando el plan de eficiencia energética del alumbrado público, que planteará medidas de ahorro para los 7.700 puntos de luz existentes en la vía pública. Las propuestas, que se irán implementando a lo largo de este año, podrían suponer una reducción de un 38 por ciento en el consumo energético y un ahorro de 400.000 euros anuales para las arcas municipales.

 

La edil ha indicado que con la aplicación de estos documentos se cumple el Reglamento de Eficiencia Energética en Instalaciones de Alumbrado Exterior que el Gobierno Central aprobó en 2008, siguiendo las directivas de la Unión Europea. A ese respecto, ha apuntado que las medidas “no supondrán, en ningún caso, una pérdida de iluminación de las calles o de los edificios municipales” y ha recordado que con este proyecto “perseguimos un uso más racional de los recursos energéticos”.

 

Por otra parte, ha subrayado la repercusión que este tipo de iniciativas tienen en el medio ambiente y ha reiterado que durante 2013 se pondrán en marcha las propuestas recogidas en las auditorías.