El Ayuntamiento concluye la mejora de El Ángel con la creación de un puente peatonal y la puesta en valor de una zona verde y un acueducto del siglo XIX

El Ayuntamiento de Estepona ha concluido los trabajos que han puesto en valor el entorno del parque El Ángel con la recuperación de un acueducto del siglo XIX, la creación de un puente peatonal sobre el arroyo Hornacinos,  y la puesta en valor de una zona verde de 10.000 metros cuadrados. El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha explicado que con esta actuación la ciudad consigue la recuperación de un nuevo espacio público que alberga uno de los vestigios etnográficos mejor conservados del municipio.

Los trabajos han supuesto un plan de mejora integral de todo el entorno, con la puesta en valor de un acueducto existente en la zona que se ejecutó sobre una antigua alberca que data de épocas anteriores. Se trata de uno de los últimos vestigios en el término municipal de sistema de regadío del siglo XIX. Está dentro del Catálogo Municipal de Bienes Etnográficos y rememora la época en la que Estepona era una de las mayores exportadoras de productos agrícolas de la comarca.

Además, para recrear la época,  el Ayuntamiento ha instalado una noria de agua similar a las que se utilizaban en este tipo de molinos para extraer el agua y canalizarla por el acueducto. La noria se ha integrado como elemento simbólico y decorativo en el entorno donde también se ha instalado iluminación escénica. Los trabajos se han completado con un sendero de 90 metros desde el puente hasta el acueducto y se ha creado una zona verde con vegetación propia de las cuencas mediterráneas. Este proyecto se encuentra entre las 100 actuaciones que presentó el equipo de gobierno para continuar con la modernización de la ciudad durante los próximos cinco años.

Junto a esta acción, el Consistorio ha llevado a cabo la creación de un puente peatonal sobre el arroyo Hornacinos para conectar las urbanizaciones Playa del Ángel y Villas Andaluzas. El puente tiene una longitud de 52 metros de largo y tres metros de ancho. Es una pasarela peatonal que une la calle Terral y la plazoleta Playa Bella. Debido al entorno natural en el que se ubica, donde existe un valor paisajístico, natural y cultural, se ha realizado con madera como elemento estructural. 

El nuevo puente peatonal permitirá el tránsito peatonal entre dos urbanizaciones que estaban históricamente incomunicadas por el arroyo Hornacinos. Además, se ha puesto en valor un área verde que estaba descuidada y en el que la maleza había cubierto prácticamente por completo el acueducto del siglo XIX que tiene un importante valor etnográfico dentro del patrimonio de la ciudad.