Día de la educación medio ambiental en el IES Monterroso

Varios miembros de Ecologistas en acción- sierra bermeja  celebraron  el día mundial de la educación ambiental en el instituto monterroso de estepona.

Decía Nelson Mandela que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo. Pablo Aragón, Pepe Bohórquez, Domingo López y Maribel Marín están de acuerdo con esa afirmación  y es por ello que ayer, 25 de  enero estuvieron ayer en el IES Monterroso de Estepona  para explicar  al alumnado en qué consiste la educación ambiental y a qué se dedica su organización.

¿Qué es la educación ambiental? Podemos recurrir a definiciones formales de distintos organismos que han teorizado sobre el tema o recurrir a nuestro sentido común y decir que ésta consiste en despertar conciencias  y promover cambios de actitud y de conducta  que  remedien el daño que estamos causando al planeta o lo prevengan, incluso. Tiramos de hemeroteca y  vemos, como tantas veces, que  los principios inspiradores y las  recomendaciones a seguir en Educación Ambiental, ya se plasmaron en documentos internacionales hace más de 40 años como el Seminario Internacional de Educación Ambiental celebrado en  Belgrado en 1975, donde se sentaron sus bases.  Sin embargo al no plasmarse en compromisos políticos y presupuestos, la mayoría de esas recomendaciones se quedaron en un brindis al sol. Por ejemplo uno de esos principios decía que “la Educación Ambiental debería hacer hincapié en una participación activa en la prevención y resolución de los problemas ambientales”. Sin embargo,  el trabajo y  desgaste de los activistas medioambientales tiene su origen fundamentalmente en el desprecio que nuestros gobernantes muestran hacia todo lo que tenga que ver con medio ambiente. Otro principio recogía que  “la Educación Ambiental debería considerar todo desarrollo y crecimiento desde una perspectiva ambiental”. Si la perspectiva ambiental hubiese estado integrada de forma transversal en las políticas de nuestro estado, hoy no estaríamos tan preocupados por la innecesaria dependencia  exterior de combustibles fósiles, la destrucción de hábitats, el exterminio de animales que equilibran los ecosistemas como el lobo y el lince ibéricos, la sobreexplotación de acuíferos o  privatización de recursos básicos como el agua, la destrucción del litoral, una ordenación del territorio destructiva e insostenible, el fomento de los incendios (léase “el cártel del fuego”) y tantos y tantos problemas causados por la ignorancia, la codicia y el egoísmo de unos pocos.

 

Cuando los miembros de Ecologistas en Acción vamos a institutos o colegios para hacer un taller u otro tipo de intervención con la intención de transmitir conocimientos, crear conciencia, y provocar cambios de comportamiento para que se respete el medio ambiente, estamos practicando la Educación Ambiental.

En este sentido, por ejemplo, durante 2018 hemos impartido talleres sobre la producción y la gestión de residuos; cambio climático; amenazas del bosque mediterráneo; la caza como amenaza a la biodiversidad yel equilibrio de los ecosistemas; la importancia de los hongos y las aves, etc…

El abordaje de los problemas ambientales conlleva atenerse a un código de acción moral. De momento gana por goleada el absurdo. Destruir nuestro planeta y buscar agua en Marte.