Casares suscribe un manifiesto público en Defensa de Andalucía junto a los municipios de la Ruta de Blas Infante

Los pueblos que conforman la Ruta Blas Infante han hecho público esta mañana en el  Salón de Plenos de la Diputación de Córdoba, un Manifiesto en Defensa de Andalucía. Un acto enmarcado en la celebración del Centenario del Manifiesto de la Nacionalidad de Córdoba de 1919 y  que  coincide con el quinto aniversario de la creación, en Casares, de la red de municipios  de la  Ruta de Blas Infante, formada por ayuntamientos de diferentes  partidos políticos, y que  ha sido siempre fiel defensora de la pluralidad política y del Estatuto de Autonomía.

«Ante la situación extraordinaria que vive el Estado español respecto a las naciones y los territorios, sobre todo a partir de la crisis con Cataluña, estamos viviendo cómo en nuestra tierra necesitamos reforzar los valores democráticos y federalistas implícitos en el Estatuto de Andalucía.  Este documento trata de ser   un punto de inicio de una movilización municipal por la defensa de los valores democráticos de nuestra autonomía andaluza».

El Manifiesto en Defensa de Andalucía,  ha sido leído por la nieta de Blas Infante, María Ángeles Naranjo Infante, y la diputada de Cultura, Marisa Ruz. A continuación ha sido suscrito por los alcaldes y alcaldesas de los municipios de Archidona, Casares, Coria del Río, Cantillana, Castro del Río, Isla Cristina, La Puebla del Rio, Manilva y Ronda.  Y se ha desplegado en el Patio de la Diputación una gran bandera de Andalucía.

El Manifiesto afirma que “es evidente que la Andalucía de hoy nada tiene que ver con la Andalucía de principios del siglo XX. Del mismo modo, y a pesar de los aspectos mejorables y de la crisis política y económica que atravesamos, la realidad española y su democracia poco se parece a aquella España de caciques centralistas a los que alude el Manifiesto Andalucista de Córdoba y que se ha prolongado durante buena parte del siglo pasado. Así, con la excepción del aciago paréntesis de la guerra civil y la posterior dictadura franquista, el desarrollo económico, social, político y cultural de todos los territorios del Estado, incluida, naturalmente, Andalucía, no es discutible”