Valadez sigue al frente del PSOE de Estepona y su permanencia abre una nueva crisis en el partido socialista

El descalabro sufrido por el PSOE deValadez en las dos últimas elecciones municipales en Estepona  ha provocado un cisma en el partido a nivel local, cisma que se va agudizando a medida que van transcurriendo los días.

 

Así, primero fue  el ex concejal socialista de Estepona, Sergio López, quien pidió la dimisión de Valadez  de todos sus cargos orgánicos e institucionales, por el fracaso electoral cosechado por segunda vez consecutiva en nuestro municipio—fueincapaz de ganar en ninguna de las 63 mesas electorales del municipio—. Más tarde, fue el 25{e4607f1c468ec91e58b933aab83422f2b3bc7a6ecf1a88f6a23b026e18925a36} de la Ejecutiva Local del PSOE  la que dimitió , al conocer  la intención deValadezde no dimitir y continuar como secretario general del PSOE en Estepona,  fracturando el partido en dos bandos: los que apuestan por la continuidad de Valadez al mando del partido y los que defienden la renovación y la dimisión deValadez de la secretaria general. Posteriormente, fue el propio Valadez quien  renunció a su acta de concejal en el ayuntamiento, aunque manteniéndose al frente del partido—aún no se sabe si su dimisión  fue voluntaria, forzada, está imputado por denuncia falsa y estafa procesal , o pactada a cambio de algo —. Mientras tanto, en los últimos días, la dirección provincial del partido nombraba sorpresivamente diputada provincial a la numero dos de la lista a las municipales, Eva Rodríguez, una recién llegada al PSOE local.

Así estaban las cosas, cuando el pasado viernes se celebró en Estepona una  asamblea extraordinaria del partido socialista, donde se analizaron los últimos electorales y donde algunos de los componentes de la ejecutiva que habían presentado su dimisión explicaron los motivos de la misma. En esa asamblea Valadez anunció que continuará en la secretaría general del partido hasta que pasen los comicios nacionales, provocando con ello que un grupo de los asistentes a la misma la abandonaran antes de que se sometiera a votación la sustitución de los miembros de la ejecutiva local que dimitieron hace unos días. 

Por tanto, el cisma continúa, aunque los socialistas que abandonaron la reunión manifestaron que seguirían trabajando por el partido, pero alejados de Valadez. A este respecto, fuentes socialistas han informado a esta redacción que “el único culpable de la crisis es Valadez, porque en vez asumir su responsabilidad y dimitir de sus cargos tras el fracaso electoral, continúa empecinado en seguir al frente del partido”. Incluso, esas mismas fuentes comentaron que si Valadez anunció que no sería candidato del PSOE de Estepona en las elecciones municipales del 2019 “es porque fue forzado a ello”.

A nadie se le escapa que Valadez fracasó como alcalde—es considerado por muchos ciudadanos como el peor alcalde que ha tenido Estepona en toda su historia—y ha fracasado estrepitosamente como candidato dos veces consecutivas, así que si no quiere ser una rémora para el partido socialista, debería presentar su dimisión de todos sus cargos. Dimisión que por sentido común tendría que haber presentado hace cuatro años, cuando a pesar de tener la alcaldía perdió cinco concejales y cerca de 2.500 votos. Pero es que además, algunos dirigentes de su partido en Málaga afirman en privado que tienen datos que corroboran el fuerte rechazo que provoca en la población y manifiestan que mientras Valadez siga  al frente del PSOE, el partido no levantará cabeza en Estepona. 

Pero a Valadez, al que conocemos bien, todo eso le da igual; él prefiere mirar para otro lado y seguir la doctrina del “sostenella y no enmendalla”, porque al final su única y exclusiva intención es seguir viviendo del pesebre. Así que el cisma en el partido socialista de Estepona va para largo. Al tiempo.