Seguridad Social y Agencia Tributaria certifican que el Ayuntamiento no genera deuda y está pagando los 77 millones del débito heredado

La Tesorería General de la Seguridad Social y la Agencia Tributaria han emitido sendos certificados acreditativos de que el Ayuntamiento no está generando más deuda, se encuentra al corriente de las obligaciones tributarias y está cumpliendo con el plan de pagos suscrito hace más de un año para hacer frente al débito heredado con estos organismos estatales, que asciende (incluyendo los intereses) a un total de 77 millones de euros. 

 

El actual equipo de gobierno alcanzó acuerdos con Hacienda y Seguridad Social para aplazar la deuda heredada por “la irresponsable gestión de los anteriores responsables municipales”. De esta manera, el Consistorio abona de forma fraccionada los más de 40 millones de euros de débito con Seguridad Social y los más de 11 millones de euros de deuda con la Agencia Tributaria, a través de un plan de pagos de 60 mensualidades. En paralelo, el Ayuntamiento está haciendo frente a la cuota mensual correspondiente 

Durante 2013 se abonaron (entre deuda heredada y cuotas de ese ejercicio) un total de 25,3 millones de euros a ambos organismos y en este año se pagan un total de 21 millones de euros -por ambos conceptos- a estas entidades estatales.

El Consistorio es una institución seria, que cumple con las actuales obligaciones y con la “ruina económica” generada por los anteriores responsables municipales, que dejaron una deuda total de 300 millones de euros. Aguilar ha explicado que para el Ayuntamiento supone “un importante esfuerzo” pero “es esencial ir pagando este débito, porque esas deudas generan unos intereses diarios de 20.000 euros”. En concreto, el Ayuntamiento ya ha pagado 50 de los 300 millones de euros heredados.

A ese respecto, ha recordado que el equipo de gobierno impulsó desde el primer día un plan de austeridad que ahorra 45.000 euros diarios y ha permitido estabilizar las cuentas municipales y cumplir con los compromisos de pago, bajando los impuestos y sin pedir ni un sólo euro de préstamo para hacer frente a estos pagos. 

El responsable de Hacienda ha reiterado que el compromiso del equipo de gobierno de poner orden en “el caos financiero heredado” se evidenció con el pago de más de 67 millones de euros a los proveedores que no cobraron durante el pasado mandato. 

La gestión de un ayuntamiento acaba siendo la imagen de una ciudad. Estepona ha sido conocida en el pasado por corruptelas, despilfarro, porque no había papel higiénico en los colegios, no había gasolina para los coches de policía. Ahora es una ciudad que transmite seriedad y seguridad institucional.