El Ayuntamiento pagará a todos los acreedores de Gerencia de Compras con más de 11 millones devueltos por la Agencia Tributaria por el cobro indebido de IVA

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha anunciado  que el Ayuntamiento pagará a las 158 empresas acreedoras de la extinta sociedad municipal Gerencia de Compras con 11,7 millones de euros devueltos por la Agencia Tributaria por el cobro indebido de IVA gracias a un acuerdo alcanzado con el juzgado de lo Mercantil de Málaga.

     Muñoz ha afirmado que “es una noticia muy positiva, porque esa cantidad se va a inyectar en la economía real de la ciudad y los pequeños proveedores van a poder cobrar esa deuda, contraída por los equipos de gobierno anteriores, íntegramente y de una sola vez” y ha avanzado que el próximo viernes se les informará en una asamblea.

     Ha recordado que Gerencia de Compras “era una sociedad instrumental creada en la época de Gil para desviar fondos sin control económico” que se encargaba de hacer las contrataciones de servicios y suministros y cuya actividad cesó en el año 2006.

     La regidora ha señalado que “desde el primer momento entendimos que era de justicia hacer frente al pago de los proveedores que no habían cobrado sus servicios” y se hizo mediante un concurso de acreedores en el que se estableció un plan de pago a diez años. Ha precisado que la deuda que el Ayuntamiento asumía era de 18,3 euros “de los que 10 estaban absolutamente claros, contaban con el informe técnico y del interventor, y el resto estaban en litigio y había que esperar a la resolución judicial”.

     Ha explicado que las primeras solicitudes por parte del Ayuntamiento de devolución del IVA que la Agencia Tributaria había cobrado a Gerencia de Compras se remontan al año 2001, pero no es hasta el año 2009 cuando el Consistorio obtiene una sentencia favorable.

     La alcaldesa ha especificado que la Agencia Tributaria ha devuelto un total de 14,8 al Ayuntamiento, si bien 3,1 millones se han destinado a abonar la deuda que el Consistorio mantiene con Hacienda, por lo que el resto “servirán para saldar de forma definitiva la deuda que se mantenía con esos pequeños proveedores”.