Militantes del PSOE acusan a Valadez de intentar manipular las votaciones de la última asamblea del partido en Estepona.

Como ya hemos informado desde esta redacción, el batacazo sufrido por el PSOE de Valadez en las dos últimas elecciones municipales en Estepona y la negativa del propio Valadez de asumir sus responsabilidades como máximo responsable de ambos fracasos— lo  lógico es que hubiese presentado la dimisión de todos sus cargos orgánicos e institucionales— ha provocado una fuerte crisis  en el partido a nivel local.

 

Así, primero fue  el ex concejal socialista de Estepona, Sergio López, quien pidió la dimisión de Valadez  de todos sus cargos. Más tarde,  el 25{e4607f1c468ec91e58b933aab83422f2b3bc7a6ecf1a88f6a23b026e18925a36} de la Ejecutiva Local del PSOE dimitió al conocer  la intención de Valadez de continuar como secretario general del PSOE en nuestra localidad,  fracturando el partido en dos bandos. Posteriormente, sería el propio Valadez quien  renunció a su acta de concejal en el ayuntamiento, aunque manteniéndose al frente del partido—aún no se sabe si su dimisión  fue voluntaria, forzada, está imputado por denuncia falsa y estafa procesal , o pactada a cambio de algo —. Mientras tanto, la dirección provincial del partido nombraba sorpresivamente diputada provincial a la numero dos de la lista a las municipales, Eva Rodríguez, una recién llegada al PSOE local.

Así estaban las cosas, cuando se celebró en Estepona una  asamblea extraordinaria del partido socialista, donde se analizaron los últimos resultados electorales y donde algunos de los componentes de la ejecutiva que habían presentado su dimisión explicaron los motivos de la misma. En esa asamblea Valadez anunció que continuará en la secretaría general del partido, provocando con ello que un grupo de los asistentes la abandonaran. A este respecto, fuentes socialistas informaron a esta redacción que “el único culpable de la crisis es Valadez, porque en vez asumir su responsabilidad y dimitir de sus cargos tras el fracaso electoral, continúa empecinado en seguir al frente del partido”. Incluso, esas mismas fuentes comentaron que si Valadez anunció que no sería candidato del PSOE de Estepona en las elecciones municipales del 2019 “porque fue forzado a ello”.

Y ahora, hace unos días, un grupo de militantes del PSOE local ha remitido un escrito a la dirección provincial  impugnando la última asamblea del partido antes mencionada, debido a las numerosas irregularidades detectadas  tanto en la convocatoria como durante la celebración de la misma. Los denunciantes apuntan directamente contra el secretario general, David Valadez, del que afirman que quiso manipular las votaciones, llegando incluso a citar a militantes en los días previos a la reunión para comunicarles que “si iban a votar o a opinar en su contra que no asistiesen a la celebración de la asamblea”. Además, argumentan que el presidente de la mesa de la asamblea, Juan Carlos Gurrea—hombre de confianza de Valadez—no había cumplido con sus cuotas monetarias, por lo que no podía ejercer ese cargo; dejó que algunos simpatizantes alzaran la mano, cuando los puntos del día solo lo pueden votar los militantes; permitió que estuviese presente en la asamblea un militante que está afiliado a Izquierda Unida.; no se tomó nota de la asamblea ni se levantó acta de la misma, cuando es algo obligatorio; se cambiaron los puntos del orden del día sin que se hubiese acordado por parte de la ejecutiva; hubo militantes que no fueron convocados, etc. etc.. Los firmantes del escrito han sido el ex-vicesecretario general, Fernando Centeno, los que fueron secretarios de Administración y de Juventud, David Domínguez y Álvaro Vallejo -este último concejal en la actual legislatura-, los ex-vocales José Nieto y Teresa Gómez, Cristina Rodríguez- que dimitió hace varios meses de la Ejecutiva-  y el que se situó en el número de 17 en la última lista electoral, Jesús Ortega.

Es evidente que Valadez fracasó como alcalde—es considerado por muchos ciudadanos como el peor alcalde que ha tenido Estepona en toda su historiay ha fracasado estrepitosamente como candidato dos veces consecutivas, así que no tiene otra salida que presentar la dimisión de todos sus cargos. Dimisión que por sentido común tendría que haber presentado hace cuatro años, cuando a pesar de tener la alcaldía perdió cinco concejales y cerca de 2.500 votos. Pero pedirle a Valadez —cuya intención es seguir viviendo del pesebre —que actúe con sentido común es como pedirle peras al olmo.