Más de 400 médicos de atención primaria se habrán formado en ecografía abdominal antes del verano

El mes pasado se iniciaron cursos de formación para un total de 336 profesionales de medicina de familia de 14 Distritos Sanitarios de Atención Primaria con el objetivo de ampliar conocimientos y adquirir habilidades en el uso de la ecografía abdominal. Estos cursos ya se iniciaron a finales de 2017 con cuatro cursos de nivel básico y en la que participaron un centenar de profesionales de medicina de familia de Sevilla, Almería y Málaga.

Esta formación se realiza con la colaboración de Iavante y las sociedades científicas del ámbito de atención primaria -SAMFYC Y SEMERGEN-. El objetivo es que este tipo de pruebas se puedan realizar en el centro de salud sin necesidad de derivarlas al hospital, mejorando así la accesibilidad y los tiempos de respuesta.

A estos cursos le seguirán otros con un mayor nivel de especialización y dificultad hasta alcanzar el de máximo nivel, que es el curso avanzado dirigido fundamentalmente a aquellos profesionales que vayan a profundizar en el diagnóstico ecográfico de determinadas zonas anatómicas y de lesiones muy específicas.

Al mismo tiempo se están incorporando nuevos equipos diagnósticos -98 ecógrafos, 49 salas de rayos y 48 retinógrafos-, que se sumarán a los ya existentes en los centros de atención primaria andaluces (más de 200 equipos ecográficos instalados, 143 retinógrafos y 247 salas de radiología). Marina Álvarez ha asegurado que “todo ello, sin duda, tendrá un impacto muy positivo para ampliar la capacidad diagnóstica en este nivel asistencial” y el objetivo es que, en pocos años, “pueda tejerse una red en la que sea posible hacer un estudio ecográfico básico a cualquier persona cerca de su domicilio y sirva a los profesionales de atención primaria para confirmar o descartar un diagnóstico determinado”.

La ecografía abdominal permite estudiar los órganos internos del abdomen (vesícula biliar, bazo, páncreas, riñones, vejiga urinaria…) así como grandes vasos sanguíneos. Para ello usa ondas de ultrasonido que muestran la imagen de los órganos a evaluar. Mediante la ecografía abdominal se diagnostican, por ejemplo, patologías como el aneurisma de aorta abdominal; colelitiasis (piedras en la vesícula); colecistitis (inflamación de la vesícula); quistes y masas renales; neoplasias vesicales; etc. Las principales sociedades científicas de atención primaria avalan el uso de la ecografía por su alto potencial de efectividad y eficiencia en este ámbito asistencial.