Izquierda Unida Casares presenta una moción para colaborar en la acogida de refugiados

El pasado 7 de abril el Grupo Municipal de Izquierda llevó a pleno una iniciativa que promueve la reafirmación de la condición de Ciudad Refugio de Casares y la prestación de colaboración logística, humanitaria y de apoyo en la política para con la acogida y asistencia de refugiados en coordinación con el Gobierno central, el Gobierno autonómico, la FEMP, la Unión Europea y las entidades colaboradoras.

La propuesta, aprobada por el pleno del Ayuntamiento, contiene un acuerdo para poner a disposición de las personas migrantes y refugiados los recursos municipales existentes y necesarios para su acogida, y gestionar las políticas para su recepción; e instar a la Unión Europea y al Gobierno de España a habilitar vías legales y seguras que garanticen el acceso al derecho de asilo de los refugiados. En este último punto se desglosa una serie de requisitos como reforzar los programas de reasentamiento en coherencia con el número de refugiados existentes, garantizar la posibilidad de pedir asilo en embajadas y consulados, activar políticas de concesión de visados humanitarios, abordar las causas que provocan los desplazamientos forzados o instar al Gobierno de España al cese de la venta de material armamentísticos en general, y de forma concreta a las zonas de conflicto, entre otros puntos.

Para IU Casares, la iniciativa surge del peligro al que se está exponiendo la vida de personas migrantes y refugiadas con el desmoronamiento del espacio europeo de libre circulación y el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía que no garantiza de ninguna manera la llegada segura y el cumplimiento de los derechos de estas personas. El año pasado murieron mas de 30.000 personas que intentaban cruzar el mar Mediterráneo y el Egeo, con la militarización de nuestras fronteras marítimas con buques de la OTAN no se hace sino aumentar el riesgo al que se enfrentan migrantes y refugiados. A esto se le suma la poca implicación que ha tenido nuestro país, que sólo ha recogido a 18 de los 17.000 refugiados a los que se comprometió.