Innovación y moda, ¿más lejos que nunca?

Cuando hace un par de meses le preguntaron a Alexander Wang qué era lo más innovador que había visto recientemente contestó “la verdad es que nada”.

 

Esa sensación es probablemente la que gran parte, sino toda, la industria de la moda tiene últimamente, aunque pocos lo digan. Los diseñadores ya no arriesgan, la mayoría de las modelos han pasado a ser solo una cara bonita, alejadas de aquellas del comienzo que destacaban, no sólo por su físico, sino también por sus ideas. La gente está aburrida, y las que eran las grandes alfombras rojas y galas, les aburren aún más. Incluida la gala de la moda por excelencia, la MET gala. La última edición se celebró hace unas semanas y, una vez más, ha dejado mucho que desear.

La temática era China, la mayoría de los que se presentaron o hicieron caso omiso, o no recordaron que la gala del museo Metropolitano de Nueva York es una gala temática. Si fueron pocos los asistentes fieles al tema de esta edición, menos fueron las apariciones que nos hicieran sentir algo. Si tuviéramos que destacar algunas serían probablemente las de Rihanna, en un espectacular vestido de Guo Pei que fue, no solo el centro de la mayoría de memes realizados, sino también de las mejores críticas, y Sarah Jessica Parker, que sigue estando a la altura de su denominación de icono. 

En Cannes la historia ha sido diferente. El Armani de Julianne Moore, el Elie Saab que vestía Naomi Wats, o el espléndido Gucci de Lupita Nyong’o, se encuentran entre aquellos vestidos que más brillaron. Vestidos que nos recuerdan a las excelentes elecciones que hizo hace un año en esa misma alfombra roja Blake Lively pero, sobre todo, a esa magia propia de las antiguas alfombras rojas, pero que sin embargo, no la alcanzan. Si esto significa que las alfombras rojas van en camino de ser lo que eran y si, con ello, volverá esa innovación tan característica de la moda, aún está por ver. Lo que es cierto es que, por primera vez en mucho tiempo, varios modelos de una alfombra roja sorprenden, y hacen que esta sea comentada para bien. 

Nerea Maroto