God Help the Girl presentan a Belle and Sebastian

La posibilidad de ver a cantantes actuar en películas o a actores y directores tocar instrumentos y dar conciertos como Woody Allen o Jack Black se ha convertido en costumbre. Lo inusual es que un músico dirija una película, basándose la banda sonora en sus propias composiciones. Así es God Help the Girl.

 Ruper Murdoch es el cantante y compositor del grupo escocés Belle and Sebastian que, en su película debut, ha contado con Emily Browning como protagonista del film. El, ahora también, director Murdoch aprovechó la química de Hannah Murray y Olly Alexander, dos de los protagonistas de la serie ganadora de dos premios Bafta, Skins, para complementar al inestable personaje de Browning.

En el apartado musical el largometraje cumple con creces. Las canciones son divertidas, originales y narrativas. Cuando el espectador va a ver un musical espera que la música acompañe y así lo hace en God Help the Girl la música del dúo escocés. Se nota que Murdoch es novel en esto del mundo cinematográfico. Los personajes son planos, la chica con talento, el indie frustrado y la pija con voz bonita. A su vez la trama no tiene nada de sorprendente, no se sale ni un ápice de lo previsto. El estado (mental) de la protagonista queda en el aire y deja muchos cabos sueltos que, llegados ese momento, ya da igual porque sólo necesitas que suene la siguiente canción.

En definitiva, God Help the Girl es interesante en lo musical, el film flojea en el hilo argumental y el guión. Emily Browning y sus compañeros de reparto tienen buenas voces pero se quedan a medias en la interpretación. God Help the Girl estará en casa en formato vinilo, no como película.

 Alfonso Alfaro