Estepona y la Fundación Seur reciclarán plástico con fines solidarios

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, y el director regional de SEUR, Miguel Ángel Aparicio, han firmado hoy un acuerdo de colaboración para que el Ayuntamiento entre a formar parte del proyecto solidario ‘Tapones para una nueva vida’.

Con esta iniciativa de la Fundación SEUR se recogerán tapones de plástico para reciclarlos y obtener así ayudas para niños de familias con escasos recursos que necesitan tratamientos médicos no reglados en el sistema sanitario o aparatos ortopédicos.

El regidor ha explicado que se van a instalar un total de 42 cajas en el municipio para que los ciudadanos puedan depositar esos tapones de plástico que permitirán financiar los tratamientos médicos y ortopedias. Así, habrá recogidas en las dependencias municipales de Puertosol, en la tenencia de alcaldía de Cancelada, en la antigua Casa Consitorial, en el Centro Cultural Padre Manuel, en el polideportivo José Ramón de la Morena, y en las delegaciones de Juventud, Bienestar Social, Comercio y Archivo Histórico.

También se podrán encontrar cajas de la campaña ‘Tapones para una nueva vida’ en todas las guarderías municipales, colegios e institutos, en el Palacio de Congresos, en el Gabinete Geriátrico, en el Parque de Bomberos, en la Jefatura de la Policía Local y en las instalaciones de la radio televisión pública.

El primer edil ha indicado que Estepona es una ciudad que se caracteriza por su implicación con las causas solidarias, por lo que ha mostrado su convencimiento de que la ciudadanía participará con “gran generosidad” en esta campaña que se realizará durante todo el año.

Además, ha subrayado la importancia de que los tapones de plástico puedan ser reciclados porque es una forma de contribuir con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

 Por otra parte, el director regional ha indicado que esta iniciativa es el proyecto estrella de Fundación Seur, ya que con él se ha conseguido ayudar a más de 130 niños y niñas. De hecho, se ha conseguido recaudar más de un millón de euros con el plástico que se ha podido recoger en los distintos municipios que han participado en ‘Tapones para una nueva vida’.

En ese sentido, ha apuntado que esta campaña ha posibilitado el reciclaje de 4.000 toneladas de plástico, un material derivado del petróleo que tarda más de 500 años en degradarse. Además, con el reciclaje se evita la extracción de más petroleo y la fabricación de plástico nuevo, reduciendo así la emisión de CO2, principal gas causante del cambio climático.

Desde que la campaña ‘Tapones para una nueva vida’ se puso en marcha se ha evitado la emisión de 6.000 toneladas de CO2, por lo que ha animado a todos los ciudadanos a que reciclen los tapones de plástico de los envases.