El niño, más allá del documental

Daniel Monzón, como otros directores de cine que han tenido una gran éxito de público y crítica en su primer largometraje, se enfrentan al reto de seguir la estela de la primera y buscar ansiosos el éxito en la segunda. Sin lugar a dudas El Niño lo ha sido, enorme campaña mediática a través de la televisión más vista de este país “tele 5”.

Monzón no ha recibido malas críticas -puede ser debido a su pasado como crítico cinematográfico- pero si uno es sincero esta no va a ser ni la primera ni la última. No me ha gustado “EL Niño”. En ningún momento me ha atraído la trama porque se conoce, porque no nos cuenta nada que no se conozca o se sospeche. No era necesario indagar mucho para contar lo que Monzón intenta contarnos, no nos sorprende. Tanto se ha hablado de la persecución en helicóptero que hemos dejado de exigir un poco de maestría en la persecución final que es de risa (podría haberse fijado en Luc Besson y  Lucy). Pero el atractivo, sin duda, es la parte artística, y es donde la película aprueba, lo hace Tossar que está creíble, lo consigue Eduard Fernández,  Sergi López, incluso Jesús Carroza pero flaquea en el intento de dar a conocer a nuevos actores.

Uno se esperaba algo más, quizás habíamos subido el listón demasiado pero al salir del cine uno no entendía como dos grandes guionistas han sido capaces de firmar una trama en la que sobran aderezos incluidos únicamente por un interés comercial que ojalá le funcione a Monzón.

Roberto Jiménez