El mundo Barbie llega a la pasarela

Tras las semanas de la moda de Nueva York, Madrid y Londres, ha tenido lugar la Milán Fashion Week y, un año más, la pasarela de Moschino vuelve a ser una de las más comentadas.

Jeremy Scott ya nos sorprendía hace unos meses con su primera colección como director creativo de Moschino, en la cual pudimos encontrar desde diseños inspirados en McDonalds y en Bob Esponja hasta otros que imitaban el envoltorio del chocolate o de las palomitas de maíz.

En esta ocasión no ha sido menos, ya que para su colección de primavera/verano 2015 se ha inspirado en el mundo Barbie, y el resultado ha consistido en voluminosos peinados y mucho rosa chicle. Aunque ha habido opiniones muy diversas, lo cierto es que esta colección ha supuesto otro éxito para la firma, al menos en lo que a popularidad se refiere, ya que ha sido una de las más comentadas por la prensa especializada y, además, hizo que se cayera Instagram tan pronto como los asistentes comenzaron a tomar asiento. Para conocer la temática y la particularidad del desfile solo hacía falta ver la invitación, la cual consistía en una tarjeta acompañada de un peine y una funda de móvil al más puro estilo Barbie, y además, todos aquellos que ocupaban asiento en el front row fueron obsequiados con una Barbie de Moschino.

Durante los casi quince minutos que duró el desfile, Scott vistió y caracterizó a las modelos con prácticamente todos los estilos con los que se ha vestido a Barbie, desde la Barbie que hace deporte a la que se va a la playa, haciendo así un tributo al mundo Barbie en general.

Muchos aseguran que la llegada de Scott a la dirección creativa de Moschino ha supuesto un renacer para la firma, ya que desde su primera colección hemos podido ver sus diseños en los instagrams de muchas de las it girls del momento y, además, ha sido muy comentado por la prensa especializada y ha ganado popularidad. A pesar de que no todo el mundo está a favor de esta forma de ver la moda del diseñador, lo que está claro es que ha conseguido diferenciarse de todas las firmas y que su éxito se debe a que no se toma demasiado en serio la moda, a que se sabe reír de ella y a que no tiene miedo a arriesgar.

Nerea Maroto