El Hospital Costa del Sol celebra su I Jornada Contra el Dolor de la Costa del Sol

El Hospital Costa del Sol  ha llevado a cabo hoy  su I Jor-nada Contra del Dolor, dirigida a la ciudadanía y a todos los profesionales sanitarios, cuyo objetivo principal ha sido in-tercambiar conocimientos e informaciones para mejorar así el tratamiento y asistencia del dolor en todos sus aspectos.

 

En este encuentro, organizado por la línea de Proceso de Bloque Quirúrgico que forma parte de la Comisión de Participación Ciudadana del Hospital Costa del Sol, se han dado cita facultativos de distintas especialidades (áreas de Cirugía Ortopédica y Traumatología, de Rehabilitación y de la Unidad del Dolor), profesionales de la enfermería, una psicóloga y los propios pacientes, que han ofrecido un enfoque multidisciplinar del dolor. 

Durante este evento, de acceso libre y gratuito, se han abordado aspectos médicos, de cuidados y pautas sobre cómo afrontar el dolor, al objeto de ofrecer a las personas que lo padecen, claves para poder enfrentarse a él y manejarlo con una actitud positiva. Además, durante estas intervenciones se ha reflexionado sobre la necesidad de concienciar a familiares, amigos y a la sociedad, en general, sobre cómo se sienten estas personas y las dificultades que tienen para llevar a cabo una vida normal y también mitigar la sensación que muchos de ellos tienen por “sentirse incomprendidos”.

El programa ha incluido también la realización de una serie de talleres de iniciación a la actividad física en taichí, yoga, pilates y tono. Éstos tienen como objetivo contribuir a que el paciente mantenga un buen estado mental y físico para así poder afrontar mejor el dolor y desmitificar el hecho de que éste se combate con falta de movimiento. De esta forma, se les ha ofrecido la oportunidad de iniciar y probar para, en caso de conseguir un efecto positivo, tengan la posibilidad de incorporarlo a su vida diaria como una actividad saludable y adecuada para su enfermedad.

Además, bajo el lema de ‘Únete contra el dolor’ desde la propia comisión del hospital se ha propuesto a las distintas asociaciones de pacientes del área Sanitaria Costa del Sol que participe en esta campaña, aportando su logotipo para así poder crear un mapa con todas aquéllas que quieran unirse y establecer con ellos nuevos contactos y vínculos para el desarrollo de futuras estrategias y acciones. En total, se han sumado a esta campaña nueve asociaciones de pacientes, además, de la propia Agencia Sanitaria Costa del Sol y la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA).

En la primera parte de la jornada, los responsables facul-tativos han contado cómo desde las distintas áreas implicadas (área traumatológica, de rehabilitación y unidad del dolor) se trata el dolor musculoesquelético en el Hospital Costa del Sol. 

Posteriormente, se han abordado las distintas dimensiones que afectan a estos pacientes. El dolor se va situando en el centro de sus vidas incidiendo en ellas y controlando su día a día de una manera decisiva. En este sentido, el aspecto emocional suele presentarse alterado y necesitan un abordaje holístico de su proceso. 

Para ello, a través de una charla se ha presentado el pro-grama de manejo para pacientes con dolor crónico cuya finalidad es la de ofrecer las estrategias necesarias para facilitar un afrontamiento activo de su situación actual y así alcanzar una mejora en su calidad de vida. Actualmente, en el Hospital Costa del Sol este programa de atención viene siendo desarrollado por personal de enfermería, coordinado por la supervisora del Bloque Quirúrgico, Ángeles Morales.  A través de este programa se llevan a cabo intervenciones educativas en relación a conocer qué es realmente el dolor crónico,  al correcto manejo de la medicación,  higiene del sueño, actividad física y dieta saludable, entre otros aspectos.

A la sesión ha asistido también la psicóloga de la Univer-sidad de Málaga, Rosa Esteve, que lleva desarrollando durante largo tiempo su labor investigadora en el campo del dolor cró-nico.  Ésta ha ofrecido una ponencia sobre el optimismo a la hora de afrontar el dolor.

Finalmente, han participado dos pacientes, Paloma Gómez y María Bernal, que han contado de primera mano cuál ha sido su experiencia en el manejo del dolor y las herramientas que han puesto en marcha para poder desarrollar una vida plena a pesar de esta limitación. María Bernal, además, ha presentado su libro en el que recoge estas vivencias titulado ‘Todo está en ti’.

Unidad del dolor 

La unidad del dolor inició su actividad en el hospital en el año 98 con el tratamiento del dolor crónico. Éste se trata de forma regularizada a través de una consulta específica, que funciona una media de tres veces a la semana. Los pacientes, en su mayoría traumatológicos, son atendidos cuantas veces requiera la evolución de su dolor por distintas técnicas, entre ellas: bloqueos radioguiados y ecoguiados para tratar el dolor. Desde que se iniciara esta actividad, por esta consulta pasan anualmente unos 2000 pacientes y, además, en quirófano se lle-varon a cabo el año pasado más de 600 procedimientos terapéuticos en el área del dolor. El nivel de satisfacción es muy elevado.

En el año 2007 se decide afrontar el dolor agudo de los pa-cientes hospitalizados. Para ello, desde el área de Anestesio-logía y Reanimación se elabora una memoria con objetivos, nece-sidades, procedimientos y cronograma basados en indicadores de calidad del Real Colegio de Anestesistas del Reino Unido.  Desde el 2011 se completa la unidad de dolor agudo con la incorporación de personal de enfermería como figuras referentes en la valoración y manejo del dolor. Desde entonces se ha incrementado la actividad asistencial hasta alcanzar en el último año las 3.300 consultas. Por otra parte, también llevan a cabo más de 500 consultas de seguimiento a pacientes no hospitalizados.

Uno de los principales objetivos de esta unidad es el de concebir dolor como una patología en sí misma, con potencial de favorecer la aparición de otras nuevas y ante la que, por tanto, es necesario reaccionar de forma activa. Esta concepción surge frente a la creencia de que el dolor es solo resultado de un procedimiento médico o quirúrgico y que conlleva la necesidad de soportarlo hasta que pasen los efectos de este proceso.