El Ayuntamiento reduce a la mitad el consumo eléctrico en la ciudad en cuatro años y consigue un ahorro de 900.000 euros

En los últimos cuatro años ha conseguido reducir en un 51,93% por ciento el consumo de energía eléctrica tras la implantación de una serie de sistemas y técnicas que evitan el derroche energético.
El teniente alcalde del área Sociocultural y Servicios, Blas Ruzafa, ha recordado que el Consistorio puso en marcha en septiembre de 2012 un Plan de Optimización Energética para reducir el gasto en la factura de la luz, lo que se ha traducido en un ahorro de 900.000 euros desde entonces. En este sentido, Ruzafa ha apuntado que el gasto antes de 2012 superaba los 1,2 millones de euros anuales, mientras que desde la implantación de estos sistemas de ahorro la factura ronda el millón de euros anual.
El Ayuntamiento ha actuado en este periodo de manera global sobre más de 5.500 puntos de luz en el municipio dentro de este plan de eficiencia energética. Así, según ha explicado Ruzafa, se han sustituido las lámparas que estaban al final de su vida útil y se han colocado nuevas lámparas de halogenuro metálico, mucho más eficientes que las tradicionales. Estas lámparas se han colocado en las avenidas principales de la ciudad y en el casco histórico. Recientemente, se ha actuado en las avenidas Puerta del Mar y España, en la plaza de Las Flores y alrededores, y en el Parque de Seghers. En fechas próximas se intervendrá en la calle Carlos Cano.
Además, en todos los puntos de luz se han sustituido los equipos de encendido electromagnéticos por otros equipos electrónicos programables y se han sustituido un total de 160 relojes analógicos de encendido y apagado del alumbrado por otros relojes astronómicos.
En cuanto a los edificios y dependencias municipales las actuaciones en eficiencia energética se han basado en una sustitución parcial de las luminarias existentes por otras con tecnología Led. También se ha trabajado sobre las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria, sustituyendo allí donde ha sido posible las resistencias eléctricas por calderas de gas natural.
Por otro lado, el edil ha apuntado que “desde el punto de vista medio ambiental se consigue también una importante reducción de la huella de carbono del municipio, que son los gases invernadero que se emiten a la atmósfera”, por lo que reducimos considerablemente la contaminación. Así en Estepona con la disminución del consumo energético que se ha conseguido se ha dejado de emitir a la atmósfera 1.856 toneladas de CO2 por año.
Por otra parte, en materia de contaminación lumínica se han realizado importantes avances en este año, ya que se está trabajando intensamente para cumplir la normativa autonómica que obliga a que en 2020 todos los alumbrados públicos sean respetuosos con la calidad del cielo nocturno.
Esta normativa regula la sustitución de todas las luminarias que emitan más de un 25% de flujo hemisférico superior (FHS), antes del año 2020. Este objetivo será cumplido por el Ayuntamiento de Estepona antes de dicha fecha, puesto que en la actualidad se han sustituido más de un 50% de las luminarias que emitían un flujo hemisférico superior del 25%, y con la planificación programada se alcanzará el cien por cien en el año 2018, dos años antes del plazo marcado por la normativa autonómica.