El Ayuntamiento otorgará el nombre de ‘Jardines de Carmen Thyssen’ al Parque Botánico de Estepona

El Ayuntamiento de Estepona va a otorgar el nombre de ‘Jardines de Carmen Thyssen’ al entorno del Parque Botánico donde se ubica el Orquidario de Estepona, en reconocimiento al compromiso con el arte y la cultura y la pasión por el medio ambiente de la baronesa. El descubrimiento de la placa que llevará este nombre se realizará el próximo lunes 19 de marzo, a las 12 horas.  

Precisamente, esta sensibilidad impulsó a la baronesa Carmen Thyssen a visitar, el año pasado, la ciudad para conocer el proyecto de embellecimiento ‘Estepona, Jardín de la Costa del Sol’, que ha convertido a la ciudad en un auténtico vergel tras la renovación y embellecimiento de un centenar de calles con la colocación de miles de árboles y plantas. Esta iniciativa tiene en el Parque Botánico-Orquidario uno de sus mayores atractivos.  Este espacio -ubicado en pleno corazón de la ciudad- alberga una colección de orquídeas y de especies singulares que en sus dos años de funcionamiento se ha consolidado como un referente botánico.

Poseedora de una importante colección de orquídeas, Carmen Thyssen ha valorado las instalaciones del Orquidario, la Ruta de Murales Artísticos y el proyecto urbano y sostenible que se está desarrollando en Estepona, además de mostrar su interés por realizar proyectos conjuntos entre el museo Carmen Thyssen y la ciudad de Estepona

De hecho, la Colección del Museo de Málaga -íntimamente vinculada a la pintura española- dispone de obras que guardan relación con la ciudad; entre ellas, ‘Playa  de Estepona con la vista del Peñón de Gibraltar’, Fritz Bamberger.

En la historia de la gestión cultural y museística de nuestro país, la figura de Carmen Thyssen Bornemisza ha sido esencial por su influencia para impulsar en Madrid uno de los mejores museos del mundo debido al incalculable valor de las obras que exhibe y la amplia variedad de obras maestras catalogadas en sus fondos. 

Su destacado compromiso con nuestro país, acompañado de su pasión por el arte, fueron fundamentales para que una de las mejores colecciones privadas del mundo pudieran ser adquiridas por el Estado español en los años noventa, permitiendo así el acceso público a este impresionante patrimonio artístico.