El Ayuntamiento inicia las obras de una rotonda en la avenida Juan Carlos I para eliminar uno de los principales puntos negros del tráfico en el municipio

El Ayuntamiento de Estepona informa  de que ya han comenzado las obras para crear una glorieta en la avenida Juan Carlos I que eliminará uno de los principales puntos negros del tráfico en el municipio.

La concejala del área de Fomento, Infraestructuras y Turismo (FIT), Ana Velasco, ha explicado que los ciudadanos reivindicaban al Consistorio una solución para la intersección de la avenida Juan Carlos I con la calle Cristóbal Ruíz Méndez, que actualmente resulta “incómoda” porque la existencia de medianas impide la circulación “lógica”  de vehículos. 

Velasco ha comentado que el deficiente itinerario que se diseñó para los coches y peatones suponen un problema en cuanto a seguridad, además de generar atascos por el volumen de tráfico que se genera en esta zona por la proximidad de dos centros educativos y del centro de salud.

La edil ha indicado que el nuevo proyecto contempla la ejecución de una rotonda de forma ovalada desplazada ligeramente hacia la zona este, así como la eliminación de las medianas existentes en este ámbito. El proyecto, que supondrá una inversión de 139.615 euros, contempla el asfaltado de la vía, la iluminación de la glorieta, pintado de nuevos pasos de cebra, así como el acondicionamiento y embellecimiento de todo este perímetro. Los trabajos tendrán un plazo de ejecución de seis semanas.

Tal y como viene sucediendo con los últimos concursos de obras municipales, el equipo de gobierno ha vuelto a apostar por el procedimiento de subasta pública, de manera que los trabajos se han adjudicado a la empresa que garantizó ejecutarlos por el menor precio y que, en esta ocasión, ha sido CONSVA 2014 S.L. “Con esta fórmula posibilitamos la libre concurrencia, al tiempo que conseguimos reducir de forma considerable los costes de los proyectos”, ha añadido la concejala de Fomento e Infraestructuras.

Velasco ha apuntado que con la eliminación de este punto negro del tráfico se da respuesta a una demanda histórica de los vecinos de Estepona, que durante años han manifestado su desacuerdo con la existencia de estas medianas que bloqueaban el tráfico.