El Ayuntamiento implanta un tratamiento contra la oruga procesionaria para evitar problemas de salud en personas y mascotas

pino

pino

El Ayuntamiento de Estepona contando con el personal especializado de la UTE Villa Estepona, concesionaria del servicio de mantenimiento de playas y jardines en Estepona,  está probando un nuevo tratamiento contra la oruga procesionaria en los pinos existentes en el casco urbano. La concejala del área de Gestión de Recursos, Pilar Fernández-Fígares, ha indicado que, por primera vez, se han inyectado insecticidas en los troncos de los ejemplares existentes en la céntrica plaza Begines para acabar con este insecto, que al contactar (de forma directa o indirecta) con la piel de personas o animales produce reacciones alérgicas y urticarias.

La edil ha explicado que este tratamiento de endoterapia presenta como novedad la duración de su efecto, ya que actúa durante seis meses coincidiendo con el ciclo vital de esta especie. Durante ese tiempo, el compuesto químico se va distribuyendo hasta la copa del pino para que las procesionarias que se alimenten de las hojas se infecten y desaparezcan. Esta técnica también tiene la ventaja con respecto a otras de que no pulveriza productos químicos en el ambiente. La responsable municipal ha adelantado que, en caso de que las inyecciones den buenos resultados, el Consistorio las aplicará en otros puntos del casco urbano.

Por otro lado personal técnico de la UTE Villa Estepona actuarán durante estos días en los pinos que existen en las inmediaciones de algunos colegios como el Santo Tomás de Aquino o Mar de Alborán. En esta ocasión se retirarán los bolsones de seda donde anidan las orugas, que se encuentran en una primera etapa de su ciclo vital, para protegerse del frío.

Además, los técnicos estarán pulverizando durante dos semanas los pinares existentes en Los Pedregales y la zona de Seghers, y los situados en las inmediaciones del Palacio de Exposiciones y Congresos y del Centro Cultural Padre Manuel. En estos casos se utilizarán los tradicionales tratamientos aéreos para erradicar esta plaga, que en el caso de Estepona, no ha causado problemas graves en su masa forestal. Mediante este método de control se prevé actuar en más de 2.000 pinos.

Fernández-Fígares ha apuntado que el personal especializado de la UTE Villa Estepona está aplicando diferentes técnicas contra la oruga procesionaria porque se trata de un insecto que, por los pelos urticantes que revisten todo su cuerpo, produce reacciones urticarias y conjuntivitis en las personas, y úlceras y ampollas en las mascotas.

Asimismo, el Ayuntamiento a través de la concesionaria continúa actuando durante todo el año contra otras plagas que afectan al arbolado como el picudo rojo, los pulgones o el hongo negrilla. En el caso del tratamiento contra el picudo, la concejala ha recordado que el tratamiento que se emplea -una combinación de varias duchas foliares de insecticidas- ha permitido la supervivencia, durante 2013, del 99,9 por ciento de los ejemplares de palmeras. En cuanto a los pulgones y hongo negrilla -que afectan especialmente a los naranjos- la técnica fitosanitaria empleada ha ido reduciendo esta plaga  en el municipio.