El Ayuntamiento de Estepona retira más de 200 instalaciones ilegales de publicidad

El Ayuntamiento han retirado más de 200 instalaciones ilegales de publicidad en cumplimiento de la ordenanza reguladora de publicidad exterior, que entró en vigor en mayo de 2016. El concejal adscrito al área de Comercio, José Antonio Vílchez, ha explicado que los objetivos de esta normativa son reducir la contaminación visual en el paisaje urbano, eliminar los elementos publicitarios que no dispongan de autorización municipal y establecer una serie de normas que protejan el entorno paisajístico.

Desde el inicio de su aplicación se han retirado ya más de 200 de estas instalaciones -vallas, monopostes, totems, mástiles, papeleras y distintos soportes de publicidad- distribuidas por el casco urbano y en los márgenes de la autovía. De esos elementos publicitarios, el responsable municipal indica que más de la mitad correspondían a soportes de gran tamaño, lo que ha supuesto una importante reducción del impacto visual negativo.

Además, Vílchez ha destacado la importante labor que se ha llevado a cabo en el centro de la ciudad con la retirada de todos aquellos elementos de carácter publicitario que afectaban a la seguridad, visibilidad y dificultaban el paso de los viandantes.

Por otra parte, ha afirmado que todas las instalaciones ilegales de gran tamaño que se encontraban en suelo público han desaparecido del panorama visual de la localidad. Además, de forma voluntaria, los agentes de publicidad que utilizaban parcelas privadas han retirado un total de cuatro monopostes y 60 vallas que carecían de las correspondientes licencias municipales.

A ese respecto, el responsable del área de Comercio ha recordado que, el pasado mes de junio, el Consistorio se dirigió a los agentes de este sector instándoles a proceder a la retirada de aquellos soportes que no se ajustasen a la ordenanza reguladora de publicidad exterior, ofreciéndoles un plazo de 6 meses para aplicar la normativa.

Finalmente, el plazo se ha ampliado hasta el 31 de diciembre para que los propietarios de instalaciones publicitarias ilegales procedan a su retirada, acogiéndose así a la ordenanza reguladora. A partir de esa fecha, el Ayuntamiento aplicará el régimen sancionador que se establece en dicho documento.