El Ayuntamiento de Estepona reducirá en otros 30 millones de euros la deuda heredada de Valadez.

El concejal del área de Hacienda, Manuel Aguilar, ha informado que el Ayuntamiento de Estepona ha aprobado un nuevo Plan de Saneamiento que se mantendrá hasta el año 2017 y tiene como principal objetivo reducir la deuda heredada. Manuel Aguilar ha indicado que continuar disminuyendo la deuda es “fundamental” para el mantenimiento de las cuentas y el “correcto funcionamiento” del Consistorio, y ha recordado que el actual equipo de gobierno se encontró en 2011 con un débito de 300 millones de euros, que fue generado casi íntegramente durante “la nefasta gestión del gobierno socialista de David Valadez”. “Tras imponer criterios de responsabilidad y sensatez en la administración de las cuentas públicas, conseguimos reducir esa deuda en unos 51 millones de euros durante nuestro primer mandato”, ha apuntado el edil, que confía en que para 2017 se hayan podido amortizar, como mínimo, otros 30 millones de euros.

Asimismo, el nuevo Plan de Saneamiento establece que en los próximos tres años se reducirá en un 45 por ciento el número de facturas que fueron “guardadas en los cajones por los responsables socialistas” y que continúan pendiente de abono. Aguilar considera que para conseguir ese objetivo se tendrán que destinar en torno a 4,5 millones de euros, y ha recordado que durante el pasado mandato el Ayuntamiento pagó facturas pendientes por valor de 67 millones de euros a través del plan de pago a proveedores. “Para hacer frente a esos pagos, que habían sido generados e ignorados por el gobierno de David Valadez, tuvimos que acogernos al plan de pago de proveedores, evitando así la ruina de los pequeños y medianos empresarios de Estepona”, ha añadido el concejal de Hacienda.

El tercer gran objetivo a cumplir por el nuevo Plan de Saneamiento es el mantenimiento constante de los costes de personal que se alcanzó a finales de 2014, de manera que la partida presupuestaria destinada a la plantilla seguirá sin superar el 55 por ciento de los ingresos corrientes de la administración local. “Para evitar las contrataciones sin ningún tipo de control, volvemos a comprometernos a que las jubilaciones o incapacidades definitivas que se produzcan en la plantilla sólo puedan ser compensadas a través de nuevas convocatorias de plazas por oposición, garantizando así la igualdad de oportunidades a todas las personas interesadas en trabajar en la administración pública”, ha continuado Aguilar.

Por otro lado, el plan de saneamiento se compromete a que los sucesivos presupuestos municipales cumplan la obligación legal de la estabilidad presupuestaria. A ese respecto, Aguilar ha señalado que este equipo de gobierno alcanzó ese compromiso en sus cuentas antes de que se aprobase la normativa estatal que lo exige a todas las administraciones públicas. Por otra parte, el responsable municipal de Hacienda ha recordado que, además del primer Plan de Mejora y Saneamiento que se aprobó en 2012 y que ha permanecido vigente hasta ahora, el equipo de gobierno implementó un Plan de Austeridad que incluía importantes medidas de ahorro como la eliminación de más de un centenar de móviles corporativos y de coche oficial para el alcalde, o de alquileres de locales innecesarios.

Además, se pusieron controles estrictos para garantizar el correcto uso de los vehículos municipales con idea de reducir el gasto de combustible, se redujo el número de cargos de confianza, y se externalizaron servicios para optimizar recursos y prestar un mejor servicio a la ciudadanía. Estas actuaciones se complementaron con la puesta en valor de parcelas municipales, que se encontraban abandonadas o en desuso, mediante concesiones administrativas, lo que ha supuesto la entrada de nuevos ingresos a las arcas del Ayuntamiento.