El Ayuntamiento de Estepona ha pagado ya 74 millones de los más de 300 millones de euros que dejó Valadez

El Ayuntamiento de Estepona ha pagado ya 74 millones de euros de la deuda que heredó la Corporación en 2011. Esto supone una reducción de un 24 por ciento respecto a los 300 millones de euros de débito que dejó el gobierno anterior que presidía Valadez, según detectó la auditoría inicial cuando se accedió a la Alcaldía, en junio de 2011, y que en poco tiempo fue creciendo con la llegada de sentencias de reclamación de cantidades por más incumplimientos de anteriores gobiernos  y el afloramiento de facturas sin registrar. De esta forma, la deuda total del Ayuntamiento la ha cifrado el Interventor Municipal mediante informe en  226 millones de euros, frente a los 249 millones de euros del ejercicio 2014, por lo que en este último ejercicio se ha abonado un total de 23,7 millones de euros.
El concejal del área de Hacienda, Manuel Aguilar, ha indicado que este equipo de gobierno “se ha caracterizado por una gestión responsable, que cumple, y que no ha generado más deuda a los ciudadanos”; así como que continuar disminuyendo la heredada es “fundamental” para el cumplimiento del Plan de Tesorería Municipal, el mantenimiento de las cuentas y el correcto funcionamiento del Consistorio. En este sentido, el último Plan de Mejora y Saneamiento del Ayuntamiento de Estepona (2015-2017) tiene como uno de sus principales objetivos reducir, al menos, en otros 30 millones de euros la deuda heredada, por eso ha expresado “que los datos de 2015 son excepcionales se ha conseguido reducir la deuda en casi 24 millones en un solo ejercicio”. 
Otro de los objetivos del Plan de Saneamiento es el mantenimiento constante de los costes de Personal que se alcanzó a finales de 2014, de manera que la partida presupuestaria destinada a la plantilla seguirá sin superar el 55 por ciento de los ingresos corrientes de la Administración local. “Para evitar las prácticas de enchufismo del gobierno anterior, volvemos a comprometernos a que las jubilaciones o incapacidades definitivas que se produzcan en la plantilla sólo puedan ser compensadas, en su caso, a través de nuevas convocatorias de plazas por oposición, garantizando así la igualdad de oportunidades a todas las personas interesadas en trabajar en la Administración pública”, ha continuado Aguilar.
Por otra parte, el responsable municipal de Hacienda ha recordado que, además de los Planes de Saneamiento aprobados, el equipo de gobierno implementó un Plan de Austeridad que incluía importantes medidas de ahorro como la eliminación de más de un centenar de móviles corporativos y de coche oficial para el alcalde, o de alquileres de locales innecesarios, entre otros conceptos.
Además, se pusieron controles estrictos para garantizar el correcto uso de los vehículos municipales con idea de reducir el gasto de combustible, se redujo el número de cargos de confianza, y se externalizaron servicios para optimizar recursos y prestar un mejor servicio a la ciudadanía a menor coste. Estas actuaciones se complementaron con la puesta en valor de parcelas municipales, que se encontraban abandonadas o en desuso, mediante concesiones administrativas, lo que ha supuesto la entrada de nuevos ingresos a las arcas del Ayuntamiento.