El Ayuntamiento crea el primer parque canino, con más de 2.000 metros cuadrados de superficie

El Ayuntamiento de Estepona a través de los trabajadores de las brigadas de parques y jardines ha concluido las obras de creación del primer parque canino del municipio, que entrará mañana en funcionamiento. Este espacio, que cuenta con una superficie de 2.200 metros cuadrados, se sitúa  junto al parque de Los Niños y dispone de juegos para que las mascotas puedan realizar ejercicio sin necesidad de estar atados.

 

Los trabajos ejecutados por las brigadas de Jardines han consistido en el adecentamiento del terreno en el que se ha plantado césped y se ha colocado un sistema de riego. Además, se ha creado una zona de estanques para que los animales se puedan bañar y  otra zona de sombra  donde se ha instalado una pérgola.

El nuevo parque está perfectamente adaptado para personas con discapacidad y también cuenta con papeleras, sanecanes y una zona con drenaje. Además, se ha colocado un área con juegos como anillos, balancines, minipasarelas y pasos para que los perros puedan jugar; convirtiendo este área en un espacio acotado que garantiza la convivencia entre los usuarios y vecinos de la zona.

El Consistorio ha invertido un total de 12.000 euros en el adecentamiento y dotación de mobiliario de este parque, cuyas obras han tenido una duración de dos meses.

La inauguración del nuevo recinto canino será mañana, a las 12 horas. Durante el acto, el Ayuntamiento repartirá unas 2.000 bolsas para la recogida de excrementos de animales, ya que sus usuarios tienen que mantener en este espacio las mismas normas de higiene que en la vía pública.

Con esta iniciativa se da servicio a los propietarios de perros del municipio, que podrán disfrutar de un equipamiento donde las mascotas tengan libertad de movimiento. Además, con la elección de este emplazamiento para este recinto, el Consistorio no ha tenido que renunciar a ningún parque ya existente como zona exclusiva para perros, ya que esto hubiera mermado los espacios que los niños usan para sus zonas de juegos o los de los adultos en los circuitos biosaludables.