El Ayuntamiento a través de las brigadas operativas crea un mirador junto al entorno del remodelado Faro de Punta Doncella

Las brigadas operativas han concluido la obra de ejecución del mirador de ‘Los Maniseros’; un nuevo espacio desde donde se podrá contemplar el mar y que el Ayuntamiento ha recuperado en una parcela municipal que estaba totalmente abandonada. 

 

El mirador se encuentra en la zona oeste del paseo marítimo, junto a la parcela del derruido ‘edificio de Prasa’, donde precisamente, se ha llevado a cabo un intenso trabajo de limpieza y acondicionamiento de la zona. A partir de ahora los ciudadanos podrán disfrutar de un mirador de 125 metros cuadrados en pleno centro de la ciudad. Los trabajos han consistido en la demolición de la antigua balaustrada y su sustitución por una barandilla nueva de hierro esmaltado. Se ha colocado nueva pavimentación, mobiliario urbano y macetería, además de un vistoso banco de estilo ‘trecandís’, técnica que utilizó por primera vez el arquitecto catalán Antoni Gaudí, y que ya se ha usado en otras zonas del municipio. 

La construcción del mirador se suma a otras actuaciones que el Ayuntamiento ha llevado a cabo en los alrededores de la parcela de Prasa. Así se ha embellecido toda la zona cercana al faro de Punta Doncella con la recuperación de las jardineras existentes, el plantado de nueva vegetación y la demolición de la fuente que llevaba en desuso varios años. Según ha destacado la concejala de Fomento, Ana Velasco, “los trabajos que está acometiendo el Consistorio dan respuesta al requerimiento de los usuarios del Paseo Marítimo que venían demandando el arreglo de esta zona, situada en uno de los lugares más turísticos de la ciudad”.

El grupo musical Los Maniseros, al que se ha dedicado este mirador, se forjó a mediados de los sesenta y giraba en torno a los hermanos Ponte: Juan, Manolo y Pepe, junto a otros componentes populares como Sebastián Fernández. Años más tarde se unirían también Alberto Mateos y Francisco Carrasco. Los Maniseros ha sido el grupo musical esteponero que más hondo ha calado en el corazón de la gente. Sus aires carnavalescos, sus canciones y coplas eran cantadas en toda Estepona entre 1965 y 1985 y hoy todavía son recordadas.  Participaron en numerosos festivales benéficos y son varios los grupos abiertos en las redes sociales que rinden culto a su memoria.