El Ayuntamiento a través de la empresa concesionaria Ortic-Sice amplía el número de dispositivos antirrobo de cableado eléctrico

El Ayuntamiento de Estepona a través de la empresa concesionaria ORTIZ-SICE ampliará a otros 15 puntos del municipio el dispositivo antirobo de cable eléctrico que impide el robo de cableado de cobre en el alumbrado público. La concejala del área de Gestión de Recursos, Pilar Fernández-Fígares, ha explicado que durante los siete primeros meses de 2013, el robo de este material ocasionó una pérdida de 200.000 euros para el Ayuntamiento.

En las próximas semanas, este dispositivo novedoso se instalará en centros de mando situados en barriadas que se encuentran alejadas del centro urbano y en parques públicos porque son las áreas donde se registran más robos. La responsable del área de Gestión de Recursos ha valorado los resultados obtenidos con este sistema, que ha conseguido frustrar los intentos de robo en el punto donde se instaló de forma pionera; al tiempo que ha recordado que estos hurtos, además del sobrecoste que implica para la administración pública, conllevan molestias a los vecinos, que deben soportar cortes de luz en sus calles como consecuencia de estos actos. El dispositivo controla en todo momento la comunicación entre los distintos cuadros de mando y elementos del sistema eléctrico, que únicamente se interrumpe cuando se está produciendo el intento de robo. En ese momento, se produce de forma inmediata un aviso a través de SMS por vía móvil a la Policía Local y a los responsables de las brigadas operativas que se encuentran de servicio. Este sistema también garantiza el blindaje de los cuadros de mando, de manera que ninguna persona no autorizada pueda manipularlo de forma indebida para organizar el robo. De hecho, el operario municipal responsable del mismo debe introducir, vía bluetooth, una clave para que así quede registrada la fecha, hora y usuario que ha accedido a la instalación. Una vez cerrado el cuadro de mando, se conectan automáticamente de nuevo las alarmas que blindan el sistema. Para garantizar su correcto funcionamiento, este sistema de telegestión -que testea continuamente todas las líneas del alumbrado público- no se ve afectado por desinhibidores de frecuencia que pudieran utilizar los grupos organizados que se dedican al robo de cableado. Dentro del plan de eficiencia energética que se comenzó a implementar el pasado año ya se han instalado 160 relojes astronómicos que permiten el encendido y apagado de las farolas de forma automática con las luces del amanecer y el atardecer. Además, se han instalado 7.500 puntos de luz del alumbrado público por lámparas que son reguladas a través de unos centros de mando en función de la actividad humana que exista en la vía pública. De esta forma, las farolas funcionan al cien por cien de intensidad hasta las 12.00 horas. Desde la medianoche hasta las 2.00 horas reducen su potencia al 70 por ciento y después, hasta su apagado, al 50 por ciento. Con estas medidas, se ha reducido en un 48,7 por ciento el consumo actual de luz, con un ahorro económico de 375.000 euros anuales para el Ayuntamiento.