Casares recupera la población del cernícalo primilla

La población de cernícalo primilla, una especie amenazada que se ha visto reducida en los últimos años en el municipio, pasando de unas 20 parejas hace 10 años en el casco de Casares a sólo 5 y desapareciendo prácticamente en la costa.
Esta variedad de cernícalo está considerada un símbolo de Casares, que ha anidado desde siempre en los grandes edificios del casco histórico, muy ligada a la memoria colectiva y que también supone un atractivo turístico. Además es destacable que la colonia que existía en la Torre de la Sal era la única de esta especie existente a orillas del Mediterráneo.
Razón por la que la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Casares trabaja en un proyecto para recuperar la colonia local de esta ave, que va a suponer la instalación de nidales artificiales en edificios municipales y en la Torre de la Sal, para favorecer la reproducción, y en consecuencia, el aumento de la población.
Para ello la responsable política, Noelia Rodríguez, junto a técnicos municipales se han reunido recientemente con las asociaciones de protección de las aves Cigüeña Negra y el Grupo Ornitológico del Estrecho, que va a colaborar en el plan de recuperación, con quienes estuvieron visitando nidales instalados en la localidad de Los Barrios.
Desde la Concejalía de Medio Ambiente se ha señalado que este proyecto lleva aparejado el anillamiento de todos los ejemplares de la colonia y análisis de otros aspectos, como la determinación de su alimentación por el análisis de excrementos. Lo que va a significar también un seguimiento de la evolución de la especie en el municipio.