Andalucía consolida una tasa de 40 donantes de órganos por millón de habitantes y realiza 446 trasplantes en este año

Las donaciones de órganos recibidas en Andalucía, durante los primeros siete meses del año, sitúan la tasa de donación de la comunidad en 40,2 donantes por millón de habitantes, lo que supone un 12% de incremento respecto al mismo periodo de 2014. Concretamente, de enero a julio de este año se han registrado 197 donaciones (además de 40 donaciones de vivo, 39 renales y una de hígado).

Con estos datos se sigue superando por quinto año consecutivo la tasa nacional, que a cierre de 2014 era de 36 donantes por millón de habitantes, y se siguen duplicando las tasas medias anuales alcanzadas por los países de la Unión Europea (19 donantes por millón de habitantes). De igual forma, es una tasa superior a la de Estados Unidos (26 donantes por millón de habitantes). 

 

Gracias a estas donaciones, durante estos meses, se han realizado 446 trasplantes de órganos, 45 más que en el mismo periodo de 2014, en el que se contabilizaron 401, lo que implica un ascenso del 11% en la actividad trasplantadora de la sanidad pública andaluza. 

Los trasplantes de órganos se han incrementado en todas sus modalidades. De los 446 trasplantes de órganos registrados, 267 fueron de riñón (de ellos, 39 de donante vivo y 11 infantiles); 125 de hígado (5 infantiles, de ellos uno de donante vivo), 20 de corazón  (dos infantiles),  21 de pulmón y 13 de páncreas. 

 

El donante ‘a corazón parado’ representa un 20% del total de donaciones

En los últimos años, Andalucía ha desarrollado estrategias para contrarrestar el descenso de muertes encefálicas y accidentes de tráfico que habrían generado una disminución de las cifras de donantes y trasplantes y que han influido en un aumento de edad de los donantes. De esta forma, la edad media del donante en la comunidad ha pasado de 35 años en 1991 a 60 en 2015. Los donantes menores de 45 años representaban el 66% en 1993 y en 2015 sólo el 16%. Por el contrario, los donantes de 60 o más años han pasado del 6% en 1993 al 55% en lo que va de año.

Entre estas estrategias destacan la donación en asistolia conocida como donación ‘a corazón parado’, el impulso del trasplante renal de donante vivo, el trasplante renal cruzado, el trasplante birrenal, el trasplante hepático en dominó o en la modalidad de split. 

La donación en asistolia representa ya casi un 20% del total de donantes y se espera un incremento sustancial del número de trasplantes de órganos que se llevan a cabo gracias a estos donantes (80 trasplantes en todo el año 2014 de 47 donantes, mientras que en los primeros 7 meses de 2015 se llevan ya contabilizados  69  trasplantes de órganos correspondientes a 37 donantes). 

Los donantes en asistolia, o también llamados donantes ‘a corazón parado’, son donantes diagnosticados de muerte por el cese irreversible del latido cardíaco, a pesar de los esfuerzos sanitarios por reanimarlo. Frente al donante más habitual, que se encuentra ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos y fallece como consecuencia de una hemorragia cerebral o de un traumatismo craneoencefálico, por el cese completo de la actividad cerebral –lo que se conoce con el nombre de muerte encefálica–, el donante en asistolia fallece como consecuencia de una parada cardiorrespiratoria por el cese irreversible del latido cardíaco. 

Los hospitales públicos andaluces que ya han registrado donantes en asistolia son: Hospital Puerto Real, Hospital Puerta del Mar y Hospital de Jerez (Cádiz); Hospital Torrecárdenas (Almería); Hospital Virgen de la Victoria, Hospital Regional y Hospital Costa del Sol (Málaga);  Hospital Reina Sofía (Córdoba); Hospital Virgen de las Nieves (Granada); Hospital Virgen Macarena, Hospital Virgen del Rocío y Hospital de la Merced (Sevilla).

 

Fruto de las intensas campañas de concienciación andaluzas y el consecuente aumento de las donaciones, se está consiguiendo un descenso progresivo del número de pacientes que esperan un trasplante en los últimos años.  El porcentaje de negativa a la donación se sitúa en el 18% lo que significa que el 82% de las familias dice sí a la donación de órganos del fallecido en la actualidad. Igualmente, mientras en 2010 un total de 905 pacientes esperaban un órgano para ser trasplantados, a 31 de julio de 2015, lo hacían 714 personas, lo que representa un descenso del 21% en cinco años a pesar de que aumentan las indicaciones de trasplantes.

 

Cerca de 2.000 implantes de tejidos

A los trasplantes de órganos hay que sumar también los cerca de 2.000 pacientes que han recibido, durante los primeros siete meses del año, implantes de distintos tejidos (córneas, válvulas cardíacas, tejido óseo, segmentos vasculares,…) y de progenitores hematopoyéticos.

En concreto, los hospitales públicos andaluces han realizado en lo que va de año cerca de 300 trasplantes de córneas, más de un millar de implantes de tejidos osteotendinoso, cerca de 70 implantes de membrana amniótica, una veintena de homoinjertos vasculares y valvulares y más de 300 trasplantes de progenitores hematopoyéticos. Estos implantes han permitido mejorar el estado de salud y ofrecer mayor calidad de vida a pacientes que, por causas traumáticas, tumorales, degenerativas u otras patologías, han visto afectados algunos tejidos o presentan alguna lesión ósea.

En 2014, se realizaron 3.024 implantes de tejidos, una cifra similar a la que se estima para este año y que consolida el incremento progresivo en este tipo de procedimientos en los últimos años. En 2011, se realizaron 2.015 implantes de tejidos; en 2012, 2.185 implantes y, en 2013, 2.327 implantes. 

Este incremento en los implantes de tejidos realizados se relaciona de forma directa con la reorganización de los bancos biológicos hecha en Andalucía para incrementar la eficiencia y la calidad en los procesos de evaluación, transformación y preparación de tejidos humanos para uso terapéutico. De este modo, los distintos bancos existentes se han integrado en el Biobanco del Sistema Sanitario Público Andaluz y se han puesto en marcha nuevas instalaciones y técnicas para mejorar la evaluación, conservación y preparación de los tejidos para su implante que han supuesto una inversión superior a los 200.000 euros. 

Entre las mejoras introducidas destaca la puesta en marcha de nuevos sistemas de evaluación macroscópica y microscópica del tejido ocular, el desarrollo de los procedimientos del cultivo de córneas y la preparación de estructuras lamelares que han facilitado la extensión de las técnicas de queratoplastia lamelar en el trasplante de córnea. Esta técnica se utiliza ya en el 25% de los trasplantes de córnea que se realizan y consiste en reemplazar sólo algunas de las capas de la misma. Este procedimiento consigue una mayor agudeza visual, reduce el tiempo del postoperatorio y las complicaciones. Actualmente, la actividad de evaluación y preparación de tejido ocular se concentra en los bancos de tejidos de Málaga para Andalucía Oriental y  Córdoba para Andalucía Occidental.

En cuanto al tejido vascular y las válvulas cardíacas, la actividad desarrollada en Andalucía supone el 33% de todos los implantes valvulares que se realizan en España y el Banco de Tejidos de Córdoba –que concentra esta actividad en la comunidad andaluza—procesa el 25% de los tejidos valvulares de todo el país. 

En lo que respecta a tejidos óseos, el banco de tejidos de Málaga dispone de los medios técnicos necesarios para la preparación de tejidos óseos antes de implantarlos. Además, se ha incrementado notablemente la cantidad de fragmentos óseos que se puede disponer de cada donante y se ha pasado de una media de cinco a 20 fragmentos óseos por donante. Sólo en los primeros tres meses del año, se han obtenido 1.162 fragmentos de óseos preparados para ser implantados. 

700 unidades de cordón umbilical donadas y 53 trasplantes hematopoyéticos 

 Por su parte, el Banco de Sangre de Cordón Umbilical de Andalucía ha criopreservado, de enero a agosto de este año, cerca de 700 unidades de cordón umbilical y 53 se han enviado a los centros sanitarios para trasplantes.

El Banco de Tejidos de Málaga, que comenzó a funcionar en 1996, es el único de Andalucía autorizado para preservar cordones umbilicales procedentes de las donaciones voluntarias y altruistas de las madres tras el nacimiento del bebé. El funcionamiento de estas dependencias se hace en red y los cordones donados se incluyen en un registro internacional al que tienen acceso todos los hospitales para buscar cordones con características que lo hagan compatibles con aquellas personas que requieran de estos trasplantes. ).  A lo largo de su historia, el Banco de Cordón Umbilical ha distribuido 526 unidades para trasplante tanto para hospitales andaluces, como para centros del resto de España y del mundo.